lunes, 6 de octubre de 2008

Hola Mundo

Estoy en casa aburrido. Hace una semana me sometí a una intervención quirúrgica en la rodilla y no puedo hacer grandes cosas. Pensé inocentemente que podría seguir trabajando con normalidad desde casa, pero la verdad es que fui demasiado optimista. Algo tan sencillo como sentarse delante del ordenador se vuelve un mundo cuando la pierna estirada no te cabe debajo del escritorio, eso sin contar ir a otra habitación a buscar un libro de 800 páginas de MySQL usando las dos muletas a la vez...

Ahora estoy tirado en el sofá, y como decía, aburrido, así que me he decidido a escribir algunas líneas, y como friki ogulloso y reconocido, ¿qué mejor que crear un blog? La verdad es que ya flirtee con la ciber-literatura hace algunos meses, pero tuve que dejarlo...

¡Ayayay! ¡que mi cerebro se llena de ideas y cosas que quiero contar sin ningún orden! Será mejor que empecemos por el principio. Me llamo Oimel (obviamente un nickname) y soy un informático de Barcelona de 29 años con background de desarrollo en el mundo Java. Actualmente soy trabajador por cuenta propia (también conocidos como autónomo, freelance o "cuando-no-trabajas-no-cobras-casi-na") y con un objetivo más o menos claro en mente: ir a trabajar a Londres.

¿Por qué me quiero ir a trabajar fuera? ¿por qué Londres? Bueno, pues el motivo es que en mi querida ciudad no puedo encontrar lo que quiero hacer a día de hoy.

Terminé la carrera de ingeniería informática en la Facultad de Informática de Barcelona hace ya unos añitos y tras eso estuve trabajando como desarrollador web y de bases de datos en un laboratorio de investigación. A los tres años, y a pesar de estar muy agusto, decidí cambiar de aires para poder crecer un poco profesionalmente, ya que allí no había nadie de quien pudiera aprender, y aunque uno siempre ha sido bastante autodidacta, tiene también hambre de absorción de experiencia y saber hacer ajeno. Después de eso me sometí a la tortura de las mil y una entrevistas y la verdad es que nada me acabó de convencer. Acabé en una empresa del sector turístico donde apenas duré tres meses porque sentí que lo que estaba haciendo no se correspondía con lo que me habían prometido ni con mis intereses...

Al mismo tiempo estaba cursando un máster en gestión de departamentos tecnológicos en una conocida escuala de negocios de la capital catalana. Después de un año sin fines de semana (clase todos los viernes y sábados), una de las ideas que me quedaron claras es que en este país si quieres "ser alguien" tienes que quitarte cuanto antes tu traje de "técnico" y convertirte en un "gestor"... Seguir siendo un técnico con según que edad es un síntoma de fracaso y no tiene una valoración ni social ni económica. Triste y lamentable.

Yo ya llevaba algún tiempo interesándome y a empapándome en temas de desarrollo ágil, TDD y a leyendo artículos y libros relacionados (Martin Fowler, Kent Beck...). Uno de los principios de estas metodologías, y las empresas que las aplican, es que los técnicos tienen valor por sí mismos y son tan importantes como "los de negocio". Empecé a tener muy claro que yo quería trabajar en un entorno así, pero tras buscar un poco por estas latitudes, me di cuenta que es un modelo que desgraciadamente no ha entrado todavía con la fuerza suficiente...

Así pues, no me queda otro remedio que buscar fuera. Países de nuestro entorno ya lo tienen más arraigado. ¿Por qué Londres? Por varios motivos. Uno obvio es el idioma (aunque no determinante); quizá mi inglés no es brillante, pero desde luego es mejor que mi alemán o que mi francés... El otro, y principal, es que considero que ya no tengo una edad para hacer experimentos e irme a un piso compartido por ahí y ver qué pillo. Tengo ganas de tener cierta calidad de vida, así que si me voy, es porque he encontrado una empresa que satisface mis necesidades profesionales y económicas (para lo contrario, me quedo en Barcelona que llueve menos y puedo usar la moto todo el año). Concretando más, la empresa que creo que cubre mis ambiciones en este momento tiene nombre y apellidos y, aunque es una multinacional americana, tiene una sede en Londres: ThoughtWorks.

ThoughtWorks es una consultora que basa toda su metodología en Extreme Programming, tiene entre su personal algunas de las mayores eminencias en temas de desarrollo de software (como Martin Fowler) y en principio abraza las tecnologías y formas de trabajar que yo estoy buscando en este momento.

Yo tengo el objetivo claro, pero, ¿ellos me querrán? Todavía no lo saben, pero yo creo que sí, como ya os explicaré en otro post...

Bueno, ha sido una introducción un poco densa, pero así tenéis un overview de quién soy y por qué quiero irme allí.

En este blog intentaré ir exponiendo (como tantos otros han hecho ya), cuál es el camino que sigo hasta conseguir asentarme cerca del Támesis y espero (desde la más profunda humildad) que pueda servirle a alguien para algo si decide emprender un camino similar.

¡Hasta la próxima!

¡Ah! Nunca he tenido mucha imaginación para los nombres, así que he decidido bautizar a este blog como: OIMEL que son las iniciales de (Otro Informático Más En Londres) en homenaje a los mútiples blogs con idéntica temática que he encontrado por la web (qué le vamos a hacer, no creo que me den el Óscar a la originalidad).